Fortalecer la asignatura Pedagogía en las carreras de tecnologías de la salud en Villa Clara
COMUNICACIÓN

 

Fortalecer la asignatura Pedagogía en las carreras de tecnologías de la salud en Villa Clara

 

To strengthen the Pedagogy subject in the health technology careers in Villa Clara

 

 

Aldo Elcido Chaviano Núñez1, Florivis Pérez Martín2, Maida Teresa Viera Rodríguez3

1 Licenciado en Educación. Especialidad Pedagogía y Psicología. Asistente. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: aldoechn@fts.vcl.sld.cu
2 Licenciada en Educación. Especialidad Química. Asistente. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: florivispm@ucm.vcl.sld
3 Licenciada en Educación. Especialidad Biología y Química. Instructor. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: maidavr@ucm.vcl.sld.cu

 

 


RESUMEN

La asignatura Pedagogía es una herramienta del perfeccionamiento de habilidades docentes, para fortalecer la labor académica que demanda el perfil del egresado de las carreras de tecnologías de la salud; sin embargo, en espacios de debate académico, los docentes han expresado la detección de algunas carencias, entre ellas: la incorrecta orientación de las guías de estudio que conduce a limitaciones para la realización del trabajo independiente del estudiante, falta de bibliografía actualizada para el estudio y profundización de los contenidos e insuficiente tratamiento de algunos contenidos en el programa, lo cual constituye objeto de análisis en la presente comunicación.

DeCS: Tecnologías de la salud, currículo, educación médica.


ABSTRACT

The Pedagogy subject is a tool for the improvement of teaching abilities, to strengthen the academic work that demands the graduate´s profile of the health technology careers; however, in spaces of academic debate, the professors have expressed the detection of some deficiencies, among them: the incorrect orientation of the study guides that leads to limitations for the realization of the student's independent work, lack of updated bibliography for the study and deepening inside the contents and insufficient treatment of some contents in the program, which constitutes object of analysis in the present research paper.

MeSH: Health technology, currículum, education, medical.


 

 

Entre los subsistemas de las carreras se encuentran el año, la disciplina y la asignatura; los dos primeros resultan ser de orden mayor, mientras que la asignatura debe supeditarse a los requerimientos de los anteriores. El currículo debe asumir este enfoque y a sus ejecutores les corresponde poseer una clara comprensión del rol asumido por estos subsistemas, las relaciones a producirse entre ellos así como la subordinación entre niveles jerárquicos diferentes. La asignatura juega un papel fundamental: asegura el desarrollo de determinados conocimientos, habilidades y valores que contribuyen a la formación de los modos de actuación profesional pretendidos; por tanto, debe conocerse por qué y para qué existe en determinado diseño curricular1,2.

La asignatura Pedagogía, dentro del diseño curricular de las carreras de tecnologías de la salud, pretende que los futuros egresados puedan ejercer como tutores en las áreas asistenciales o docentes de su propia carrera, desplegando tareas educativas desde su puesto de trabajo como rasgo pertinente de su dimensión social. De ahí se deriva el principal interés de fortalecerla en la formación del tecnólogo de la salud, al ser considerada idónea para propiciar el desarrollo de las habilidades pedagógicas necesarias para este desempeño.

La Pedagogía se ubica en el octavo semestre de cuarto año del Plan de Estudios de todas las carreras de tecnologías de la salud; comenzó a impartirse en el curso 2006-2007 por el Departamento de Formación General. Se desarrolla como modalidad de cursos por encuentros y exige la entrega de guías que orienten al estudiante sobre cómo abordar el estudio del tema, qué conceptos fundamentales dominar, las bibliografías básica y complementaria a consultar y las preguntas de autoevaluación3.

Es criterio de los autores que el estudiante de las carreras de tecnologías de la salud, puede asumir ese compromiso personal y social de autotransformación y autorrealización a través del conocimiento de los conceptos básicos de la asignatura Pedagogía, porque lo ayuda en el perfeccionamiento de sus habilidades docentes para fortalecer el objeto social de su labor formativa, y lo prepara en competencias básicas para construir de manera más eficiente las bases de su aprendizaje como vía de realización de las diferentes funciones declaradas en el programa.

A pesar de todas las ventajas que ofrece la inclusión de esta asignatura en el Plan de Estudios, ausente en otras carreras, en espacios de debate académico los docentes han expresado la detección de algunas carencias, entre ellas:

  • La incorrecta orientación de las guías de estudio lo cual conduce a limitaciones para la realización del trabajo independiente del estudiante: la conformación del proceso enseñanza aprendizaje debe conducir hacia la búsqueda activa del conocimiento, sobre la base de las acciones a realizar para que tenga una posición dinámica en los diferentes momentos, desde la orientación, durante la ejecución y en el control de la actividad, bajo la dirección del docente4,5. Por tanto, si el docente a partir del programa elabora una guía de estudio con todas las orientaciones necesarias, cumplirá con un postulado esencial del proceso que él conduce: el trabajo independiente, que es por un lado aprendizaje, y por otro aplicación de ese aprendizaje con su doble función: informativa y formativa.

Desde una posición didáctica, en función de la socialización del proceso de aprendizaje y en el contexto de una escuela independiente y organizada (del nivel o tipo que sea), las guías de estudio deben concebirse de tal modo que propicien el reconocimiento de las posibilidades de desarrollo de los estudiantes, distinguir entre qué saberes considera necesario incorporar, qué fuentes de información consultar, cómo diferenciar entre las más ventajosas y cómo con su trabajo independiente puede ser más útil a sus semejantes a través de la solución de las problemáticas a resolver porque conduzcan directamente al enfrentamiento de la teoría con la práctica social que desempeñará como futuro profesional. Cuando esta independencia cognoscitiva se convierte en propósito permanente, entonces estará más motivado y satisfecho con el resultado de su actividad individual6.

  • Carencias de bibliografía actualizada para el estudio y profundización de los contenidos: el contenido de cualquier programa de una asignatura en los centros de educación superior se planifica para ser impartido en distintas formas de organización de la enseñanza, donde el conocimiento de la información estimula no solo los intereses científicos e intelectuales de los estudiantes, sino que contribuye al desarrollo de su capacidad para pensar por sí mismos. De ahí que la selección de la información y su transformación devengan en elementos fundamentales de la actividad del profesor contemporáneo. Cuando se estimula al estudiante para la búsqueda de información actualizada, aumenta su desarrollo cognoscitivo, confronta sus ideas con sus compañeros y con los docentes, lo cual facilita flexibilidad a su pensamiento al aplicar los conocimientos a otras situaciones en su desempeño profesional, conoce qué niveles de ayuda necesita e identifica su perfil profesional a partir de las herramientas que se les brindan para la asimilación de los contenidos de enseñanza y su orientación profesional7.
  • Insuficiente tratamiento de algunos contenidos en el programa: el crecimiento desmedido del conocimiento y la disyuntiva de abordar aspectos cada vez más específicos de una parte de la realidad o de concebir el conocimiento con una integración de sus aspectos esenciales, plantea la necesidad de seleccionar aquellos contenidos necesarios y suficientes de la asignatura requeridos para garantizar el logro de sus objetivos, sin que ello signifique evadir el progreso científico actual. En consecuencia, su enseñanza debe ser portadora de los adelantos científicos, las demandas de la profesión y de la lógica de su currículo; no obstante, a veces el docente no tiene acceso a esta información o no se encuentra preparado en materia de diseño curricular, lo cual genera estrategias de aprendizaje que no consideran los aspectos antes citados.

En todo diseño curricular prevalecen tres procesos: el laboral o profesional, donde están presentes los problemas sociales; el de formación del profesional, relacionado con las transformaciones a lograr en el estudiante para pensar, sentir y actuar como un determinado experto, y el proceso mediante el cual se gesta la cultura, esta última como expresión del saber acumulado por la humanidad y que se asocia a esta formación. Estos deben asumirse como guía para desarrollar los contenidos de la asignatura6,8.

En la actualidad se necesita de un estudiante que se caracterice por el desarrollo de habilidades para acceder por sí mismo a la información, la interprete y sepa utilizarla de forma enriquecedora en función de la solución de los problemas que enfrente, y por la capacidad de comunicarse en la compleja red en que transcurre su vida; todo lo cual exige de educación en la búsqueda de la información y la delimitación de los aprendizajes básicos para distinguir entre lo importante y lo superfluo en el amplio mundo de la informatización; para ello, se debe desarrollar una tendencia progresiva a disminuir el volumen de información a favor de las esencias del contenido del programa, sin caer en enfoques reduccionistas o facilistas; desde una posición vigotskiana, aumentar la complejidad de las tareas y el desarrollo de la independencia favorece las potencialidades del estudiante, y logra una integración más efectiva de las dimensiones del proceso enseñanza aprendizaje como vía que garantice una formación cultural pedagógica más congruente con las aspiraciones del programa de la asignatura.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ministerio de Educación Superior. El trabajo metodológico. En: Reglamento trabajo docente metodológico. Resolución No. 210/ 2007. La Habana: MES; 2007.

2. García Hernández C, Espinosa Menéndez M. Análisis curricular aplicado al estudio de licenciaturas de comunicación en México. Rev de Investigación Educativa [Internet]. 2014 [citado 10 Abr 2015];18:[aprox. 27 p.]. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/2831/283129394007.pdf

3. Ministerio de Salud Pública. Programa de Pedagogía para Tecnólogos de la Salud. La Habana: MINSAP, 2006.

4. García Hernández I, de la Cruz Blanco GM. Las guías didácticas: recursos necesarios para el aprendizaje autónomo. EDUMECENTRO [Internet]. 2014 [citado 6 Abr 2015];6(3):[aprox. 13 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742014000300012&lng=es

5. Fernández Toledo E. Guía metodológica evaluativa para la educación en el trabajo sobre la comunicación con el niño ventilado. EDUMECENTRO [Internet]. 2014 [citado 6 Abr 2015];6(2):[aprox.13 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742014000200006&lng=es

6. Fernández Oliva B, Nolla Cao N. La maestría pedagógica, su relación con el modelo comunicativo de la enseñanza contemporánea. Educ Med Super [Internet]. 2003 [citado 6 Abr 2015];17(1):[aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412003000100001&lng=es

7. Martínez Calvo S. Revisión de los libros de texto para la enseñanza de la Epidemiología en las carreras de Ciencias Médicas. Educ Med Super [Internet]. 2013 [citado 6 Abr 2015];27(3):[aprox. 11 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412013000300008&lng=es

8. Vela Valdés J, Fernández Sacasas JA, Álvarez Sintes R. Política de formación médica para la atención primaria de salud y el papel de la asignatura Medicina General Integral en el currículo. Educ Med Super [Internet]. 2012 [citado 6 Abr 2015];26(2): [aprox. 11 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412012000200009&lng=es

 

 

Recibido: 20 de mayo de 2015.
Aprobado: 14 de enero de 2016.

 

 

Aldo Elcido Chaviano Núñez. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: aldoechn@fts.vcl.sld.cu

Añadir comentario