La motivacin: garanta a la efectividad del aprendizaje de un idioma extranjero

Santa Clara, sep.-dic.

 

COMUNICACIÓN

 

 

La motivación: garantía a la efectividad del aprendizaje de un idioma extranjero

 

The motivation: a way to guarantee the effectiveness of the learning of a foreign language

 

 

Annabel Curbelo MolinaI; Tatiana García FernándezII; Nuris Pérez MartínezIII

I Licenciada en Lengua Inglesa. Asistente. Universidad de Ciencias Médicas “Dr. Serafín Ruíz de Zárate Ruíz” de Villa Clara. Cuba.
II Licenciada en Lengua Inglesa. Asistente. Universidad de Ciencias Médicas “Dr. Serafín Ruíz de Zárate Ruíz” de Villa Clara. Cuba.
III Licenciada en Lengua Inglesa. Asistente. Universidad de Ciencias Médicas “Dr. Serafín Ruíz de Zárate Ruíz” de Villa Clara. Cuba.


Palabras claves: Aprendizaje, motivación, habilidades lingüísticas, necesidades.
Key words: Learning, motivation, linguistic abilities, needs.

 

La búsqueda de una formación profesional de calidad ha ocupado el pensamiento de todos los pedagogos universalmente. Su modelo se acerca cada vez más a aquel capaz desempeñar sus funciones en la práctica para dar respuestas a los múltiples desafíos que allí se presentan y dejar atrás  los objetivos de aprendizaje descontextualizados.

Se requiere de un profesional con recursos suficientes para hallar y procesar las informaciones necesarias y resolver los problemas en el contexto. Desde esta perspectiva lo importante no es la posesión de determinados conocimientos, sino el uso que se haga de ellos. Pasa a ocupar un lugar central el desempeño entendido como "(…) la expresión concreta de los recursos que pone en juego el individuo cuando lleva a cabo una actividad, poniendo el énfasis en el uso o manejo que el sujeto debe hacer de lo que sabe, no del conocimiento aislado en condiciones en las que el desempeño sea relevante".1 La relación entre teoría y práctica cambia, así la práctica delimita la teoría necesaria, y la sistematización del conocimiento se produce en función de las necesidades de la situación específica.

Por eso, la construcción de significados es un aspecto puntual que debe ser atendido por los profesores por su incidencia en el desarrollo de los educandos, durante su etapa de formación. Las vivencias positivas y la motivación por el estudio deben ser incentivadas, día a día, minuto por minuto.

No siempre se logran los resultados esperados en el aprendizaje del idioma inglés. En los colectivos de asignaturas donde ha participado esta autora se ha analizado como una de sus causas la carencia de motivación. Este trabajo se basa en el análisis del mencionado término y su efecto para el dominio de una lengua extranjera.

Varios autores se han referido al término motivación, según Werner Correll es “(…) un estado de pulsión, en el cual se manifiestan los motivos  cuyo objetivo es reducir la tensión de las necesidades”.2 Según Vigostky “(…) la motivación humana regula y controla el comportamiento humano, movido por la necesidad de satisfacer sus necesidades (…)”3 y más adelante expresa: “Llamamos motivación al conjunto concatenado de procesos psíquicos -que implican la actividad nerviosa superior y reflejan la realidad objetiva a través de las condiciones externas de la personalidad-que conteniendo el papel activo y relativamente autónomo de la personalidad, y en su constante transformación y determinación recíproca con la actividad externa, sus objetos y estímulos, van dirigidos a satisfacer las necesidades del hombre, y en consecuencia, regulan la dirección objeto-meta y la activación del comportamiento manifestándose como actividad motivada”.3

La enseñanza debe partir de problemas de la vida real del estudiante y de su interés vital, es por ello que actualmente la pedagogía investiga la motivación y el aprendizaje en conjunto por la implicación que tiene el primer elemento en el aseguramiento del segundo.

La motivación es una condición inseparable para el éxito de cualquier actividad. Se reconocen diferentes tipos de motivación.

Motivación física: Relacionada con la motivación sexual. Algunos teóricos sostienen que es, dentro de ellas, tal vez el factor más poderoso para vigorizar y dirigir la conducta. Según Beach4 el sexo sólo significa un apetito, como el hambre y la sed. En general la motivación física no es importante para el aprendizaje, sólo en situaciones de supervivencia.

Motivación social y emotiva: se define por el motivo del logro, de afiliación  y de poder; está estrechamente interrelacionado con la esperanza del éxito, es decir, la meta activa, el motivo del logro y produce un aprendizaje efectivo. Según Feather, las personas con un alto grado de logro“(…) muestran mayor persistencia ante el fracaso en las tareas difíciles frente a otras con baja orientación hacia el logro”5. Según Mc Adams y Lossoff6 las relaciones de afiliación hacia sus compañeros de aprendizaje son más estables y duraderas en personas con alto grado de motivación de incorporación. Esta conducta estabiliza la confianza en sí mismo y en el éxito, sobre todo cuando se unen en grupos para estudiar.

Crear motivaciones con respecto al aprendizaje efectivo no solo depende de lo social y emocional, sino en mayor grado, de las motivaciones cognitivas y culturales, estas se refieren a metas y planes para lograr un objetivo. Según Johnmarshall Reeve “(…) cuando las personas hacen uso de su conocimiento construyen planes, metas para aumentar la probabilidad de que tendrán consecuencias positivas para así minimizar los resultados negativos. Una vez que tiene una expectativa de la consecuencia que tendrá un acontecimiento, su acción conductual se ajustará a sus cogniciones como anteproyecto para escoger y evaluar las posibilidades de acción”.7 Según Locke8, si se aplican los conocimientos de la motivación cognitiva de las metas para lograr efectividad en el proceso de aprendizaje se tendrán en cuenta tres criterios de suma importancia. Las metas deben ser:

  1. Específicas
  2. Difíciles
  3. Desafiantes

No se puede olvidar el refuerzo o feedback progresivo en relación con la meta para lograr un resultado máximo.

La motivación en el aprendizaje de un idioma se clasifica en primaria o secundaria.

La motivación primaria o interna surge del objeto de estudio mismo y, según Gert Solmecke9, une a la persona con su ambiente, en forma directa; se distingue por la congruencia entre intereses de estudio y metas fijadas por el alumno. Muchos se refieren a motivos de su especialidad, culturales, espirituales o cognitivos.

La motivación secundaria despierta el interés hacia un objeto de estudio por factores secundarios y no por la materia misma; por consiguiente, no se trata de una motivación intrínseca sino extrínseca.

No se debe ignorar que el avance en el idioma se debe al:

  1. Dominio en la comprensión auditiva: para esta habilidad se necesita mucha autoconfianza y práctica, pues lo que más cuenta es el interés y la voluntad de escuchar y entender.
  2. Dominio en la comunicación: para esta habilidad se necesita mucho ánimo frente a los errores, lo más efectivo es la comunicación en una situación real.
  3. Dominio en la comprensión de lectura: esta habilidad se desarrolla, fundamentalmente, por la necesidad de leer textos de la especialidad o de interés propio.
  4. Dominio en la expresión escrita: esta habilidad pasa por diferentes etapas desde metas a corto plazo hasta metas a largo plazo.

Cuando el alumno domina el idioma en los aspectos anteriores, llega a una autorrealización que le puede brindar cierta satisfacción a su personalidad. Según Gordon Alport10 este proceso puede basarse en la singularidad del individuo que funciona en forma autónoma y consciente; y por otra parte, en el interés social con metas y expectativas proyectadas hacia el futuro.

Este análisis puede incrementarse para su aplicación en un satisfactorio desempeño en las clases de idioma con propósitos específicos. El profesor debe fomentar el interés e involucrar de forma personal al estudiante en el proceso de aprendizaje y hacerlo significativo para él. Esto es una ventaja que brinda el Inglés técnico: crea un impacto motivacional con consecuencias de aprendizaje elevadas. Sin embargo, a veces el docente se siente temeroso, porque piensa que para ello necesita de una basta experiencia en la Medicina, no se percata de que el objetivo es que el estudiante sea el principal colaborador de su especialidad en la clase; y los profesores, los facilitadores del idioma en el proceso. Para ello debe prepararse de modo elemental y básico en el tema a impartir, apoyándose en los diferentes medios de enseñanza y revisando bibliografía actualizada a fin de cumplir adecuadamente los objetivos propuestos en los temas a lo largo de este ciclo.

Vincular la enseñanza del inglés con la cultura de la propia lengua puede ser una vía efectiva para motivar al alumno en su prendizaje; sin dudas, se esforzará al máximo por dominarlo y encaminará sus pasos hacia ese mundo cultural. Así podrá autorrealizarse creativamente, ya sea en forma individual o social.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Maslow AH. Motivation and personality. New York: Harper; 1954.
  2. Correll W. Lernpsychologie. In: Brennhuber P. Prinzipien effektiver unterrchisgestaltung. Donauwörth. Alemania: Ludwing Auer; 1971.
  3. Vigotski L. Historia del desarrollo de las funciones psíquicas superiores. La Habana: Científico-Técnica; 1987.
  4. Beach FA. Characteristics of masculine sex drive. In: Jones MR, ed. Nebraska Symposium on Motivation Lincoln University of Nebraska Press; 1956.
  5. Feather NT. The relationship of persistence at a task to expectation of success and achievement related motives. J Abnormal Social Psychol. 1961;(63):21-9.
  6. McAdams DP, Lossoff M. Friendship motivation in fourth and sixth graders: a thematic analisis. J Social Personal Relationships.1984;(1):13-8.
  7. Reeve J. Motivación y emoción. Madrid: McGraw-Hill; 1994.
  8. Locke A, Shaw KN, Saari LM, Latham GP. Goal setting and task performance. Psychol Bull. 1981;(90):115-21.
  9. Solmecke G. Motivation in fremdsprachenunterricht. Paderborn: Ferdinand Schöningh; 1976.
  10. Allport GW. Personality: psychological interpretation. New York: Holt; 1937.

 

 

Recibido: 9 de junio 2010
Aprobado: 22 de julio 2010

 

Lic. Annabel Curbelo Molina. Universidad de Ciencias Médicas “Dr. Serafín Ruíz de Zárate Ruíz” de Villa Clara. E-mail: annabelcm@ucm.vcl.sld.cu



Añadir comentario

Copyright (c)