Abuso de consumo de productos tecnológicos en edades tempranas: problemática no abordada en estudios médicos
ARTÍCULO ORIGINAL

 

Abuso de consumo de productos tecnológicos en edades tempranas: problemática no abordada en estudios médicos

 

Abuse of technology products at an early age: a non addressed problem in medical studies

 

 

Yurianely Machado Machado1, Omar Cruz Martín2, Delia María Santiesteban Pineda3, Claudia Cruz Lorenzo4, Yaritza García Ortiz5, Sibelys Akela Paz Gonzalez6

1 Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: yurianelymm@infomed.sld.cu
2 Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: omarcm@infomed.sld.cu
3 Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Cuba. Correo electrónico: deliamsp@infomed.sld.cu
4 Delegación Provincial del Citma. Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: claudia.cruz@dcitma.vcl.cu
5 Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: yaritzago@infomed.sld.cu
6 Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Correo electrónico: sibelysapg@infomed.sld.cu

 

 


RESUMEN

Fundamento: el niño vive en un medio social y su desarrollo depende de condiciones sociohistóricas concretas, marcadas en la actualidad por el avance de las tecnologías de la información y las comunicaciones.
Objetivo: mostrar la necesidad de incluir la repercusión del abuso de consumo de productos tecnológicos en el desarrollo de los niños en edad temprana, como problema de salud en los estudios médicos.
Métodos: se realizó una investigación descriptiva transversal en la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, de enero a diciembre, 2015. Se emplearon métodos teóricos: análisis-síntesis, inductivo-deductivo e históricológico; y empíricos: encuestas, observación participante, análisis documental y matemático estadísticos.
Resultados: fueron detectadas afectaciones en niños menores de tres años; entre ellas: dificultades en el lenguaje, intranquilidad, dificultad para cumplir órdenes, agresividad y afectación del sueño. En la revisión de los programas de educación médica no se aborda este nuevo fenómeno, se propone su inclusión en el pregrado en los programas de Psicología Médica I y II, Filosofía y Sociedad II, Promoción de Salud, Medicina General Integral IV, Pediatría, Psiquiatría y Salud Pública. En el posgrado en las especialidades de Pediatría, Psiquiatría, Psicología de la Salud y Neurología.
Conclusiones: es frecuente el consumo de productos tecnológicos desde los primeros meses de vida, lo cual repercute en el desarrollo de la niñez, en relación con aspectos de lo cognitivo y lo conativo. Se ofrece la inclusión de esta temática en programas de varias asignaturas para propiciar su introducción en los estudios médicos.

DeCS: desarrollo infantil, conducta adictiva, tecnologías de la información y las comunicaciones, educación médica.


ABSTRACT

Background: the child lives in a social environment and its development depends on concrete socio-historical conditions, currently marked by the development of information and communication technologies.
Objective: to show the need to include the impact of the abuse of technological products on the development of children at an early age, as a health problem in medical studies.
Methods: a descriptive cross-sectional study was carried out at Villa Clara University of Medical Sciences, from January to December, 2015. Theoretical methods were used: analysis-synthesis, inductive-deductive and historical-logical; and empirical ones: surveys, participant observation, documentary analysis and mathematical statistics.
Results: affectations were detected in children younger than three years; among them: difficulties in language, restlessness, difficulty to comply with orders, aggressiveness and sleeping disorders. The review of medical education programs does not address this new phenomenon, it is proposed to be included in the undergraduate programs in Medical Psychology I and II, Philosophy and Society II, Health Promotion, Comprehensive General Medicine IV, Pediatrics, Psychiatry And Public Health. In the postgraduate in the specialties of Pediatrics, Psychiatry, Health Psychology and Neurology.
Conclusions: the consumption of technological products is frequent from the first months of life, which affects the childhood development, in relation to cognitive and additive aspects. It is necessary the inclusion of this subject in programs of several subjects to promote its introduction in medical studies.

MeSH: child development, behavior, addictive, information and communication technologies, education, medical.


 

 

INTRODUCCIÓN

En Cuba se ha desarrollado, a partir del triunfo de la Revolución, un proceso de formación de profesionales de la salud con amplias posibilidades de ingreso y con currículos que priorizan el desarrollo de competencias profesionales. La pertinencia de la universidad se encuentra ligada a procesos formativos que garanticen la preparación de egresados capaces de solucionar los problemas que se suscitan en su campo de acción laboral.1,2

Los procesos de formación se asocian en las ciencias médicas con las necesidades de salud de las personas, familias y comunidades en su ambiente social y natural, y la manera en que aporten soluciones a dichas problemáticas; por tanto, tiene como objetivo formar recursos humanos competentes con responsabilidad y profesionalidad ante sus actos.1-4

Es tarea esencial de una universidad médica preparar profesionales para dar respuesta atinada a los principales problemas de salud que afectan la población ubicada en el contexto donde laborarán;3 por ello, al proyectar los contenidos curriculares deberán considerarse las problemáticas de salud que les ocuparán.1

En esta investigación, los autores han centrado su atención en el hecho de que en la literatura revisada5-7 se señalan influencias positivas a partir de un uso adecuado y racional de los productos tecnológicos en niños de edad temprana, pero la mayoría coincide en destacar consecuencias negativas como retraso del lenguaje, déficit de atención, pasividad intelectiva, agresividad, terrores nocturnos, miedos, alteraciones emocionales, trastornos nutricionales como la obesidad y la hipercolesterolemia, entre otros a los que se afilian estos autores. Algunos países han emitido directrices en función de limitar o evitar la exposición de niños en edad temprana a las pantallas.

El trabajo centra su atención en la descripción del consumo y afectaciones en el desarrollo en niños de edad temprana por exposición desmedida a las tecnologías, pues según Vigotsky8 "… es el período más denso y lleno de valor del desarrollo en general…", pues se estructuran las bases fundamentales de las particularidades físicas y formaciones psicológicas de la personalidad, que en las sucesivas etapas del desarrollo se perfeccionarán.

El estudio procura mostrar la necesidad de incluir la repercusión del abuso de consumo de productos tecnológicos en el desarrollo de los niños en edad temprana, como problema de salud en los estudios médicos.

 

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo transversal, en la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara, en el período comprendido entre enero y diciembre de 2015. Para aseverar la pertinencia de inclusión de la temática en los estudios médicos se seleccionó una población de estudio constituida por las madres de 167 niños de entre 30 y 36 meses de vida de la ciudad de Santa Clara, seleccionadas a través de un muestreo aleatorio estratificado por conglomerados, a las que se les aplicó, dentro de los métodos empíricos: una encuesta en forma de cuestionario, para constatar el comportamiento de las variables siguientes:

I- Percepción de exposición de los niños al consumo de productos tecnológicos: valoración subjetiva de la madre sobre la exposición del niño a las tecnologías.

Indicadores: edad de inicio del consumo, tiempo promedio de consumo diario, tiempo promedio de concentración en los programas, tiempo de exposición ideal subjetivo de consumo y programas preferidos por los niños.

II- Percepción de afectaciones: valoración subjetiva de la madre sobre la presencia de alteraciones en el desarrollo de los niños.

Indicadores: presencia de síntomas, grado de afectación y tipo de atención recibida.

Además se realizó un análisis documental de los programas de la carrera de Medicina, para conocer si se aborda este fenómeno en alguna temática, y para proponer en cuáles se puede incluir.

Se emplearon métodos teóricos: análisis-síntesis, inductivo-deductivo e históricológico, para el análisis de la bibliografía actualizada, los referentes teóricos y la progresión de los estudios sobre el tema y dentro de los matemático-estadísticos, se utilizó el paquete SPSS para la obtención y análisis de los datos numéricos.

La investigación partió de principios éticos como el consentimiento informado que se determinó por la voluntariedad expresada de participación en el estudio de los sujetos, la beneficencia y la no maleficencia, se trabajó en aras de la satisfacción de las necesidades de los niños y las familias que se estudiaron y se tuvo en cuenta que ninguna de las acciones tuviese una repercusión negativa desde el punto de vista psicológico o fisiológico.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Partiendo del análisis de los métodos empíricos empleados, se arribó a los siguientes resultados:

Sobre la encuesta en forma de cuestionario:

I- Percepción de exposición: todas las madres expresaron que sus hijos se expusieron a productos de las tecnologías de la información y las comunicaciones y/o la televisión, aunque no todas conocían la presencia de afectaciones en su desarrollo. Los resultados de la presente investigación son congruentes con los datos ofrecidos por el Consejo Nacional de Televisión de Chile donde la mitad de la población entre 0 y 2 años la ve cotidianamente.10 El citado estudio hizo una diferencia por edades: los que tenían entre 6 y 18 meses y los que estaban entre 18 y 24, y se notó que a más edad, mayor era el tiempo dedicado a ver programas en equipos electrónicos, lo cual se ratificó al comparar estos datos con los de los niños entre 2 y 5 años.

Los indicadores de este acápite se describen a continuación:

Edad de inicio del consumo: el 35,3 % de las madres encuestadas refirieron que entre los 6 y 12 meses; el 21,6 %, entre 12 y 18 meses; el 16,8 % entre 18 a 24 meses; y el 15 % expresó que entre los 24 y 36 meses. La edad menos frecuente era de 0 a 6 meses con un 11,4 %.

Tiempo promedio de consumo diario. Según el cuestionario aplicado variaba, como se muestra en la tabla 1: lo más frecuente era que los niños estuvieran frente a las pantallas entre 1 y 2 horas. Las 63 madres encuestadas declararon exponer a sus hijos al consumo de estos productos menos de 1 hora, lo que representa un 37,7 %; 81, entre 1 y 2 horas (48,5 %); 14, entre 2 y 4 horas (8,4 %); 5, entre 4 y 6 horas (3 %) y solo 2 refirieron más de 6 horas (2,4 %); representan la minoría los que consumen por encima de 2 horas.

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) publicó que, según estudios, los niños de un año veían la televisión durante 2,2 horas al día mientras que los de 3 la veían durante 3,6 horas; incluso algunos lo hacían durante 12 horas o más.9

Tiempo promedio de concentración en los programas. El niño es capaz de concentrarse en las pantallas, según las madres, de la siguiente manera: 67 (40,1 %) plantean que 1 hora y el 5,2 % reporta que más de 6 horas, lo que representa un aumento con relación al dato de consumo de productos tecnológicos -en especial, la televisión-; este indicador ha experimentado un incremento sensible en niños menores de 3 años.11 La mayoría de las encuestadas considera que el hecho de que los pequeños accedan tanto a estos productos les garantiza un mayor desarrollo intelectual.

Tiempo de exposición ideal subjetivo de consumo. Las madres consideraron que sus hijos pueden exponerse determinado tiempo, sin riesgo, a los productos tecnológicos: 80 (47,9 %) refirieron que debe ser entre 1 y 2 horas; 61 (36,5 %) consideraron menos de 1 hora; y el resto, entre 2 y más de 6 horas, como se muestra en la tabla 2. En cuanto al medio electrónico al que más se exponen, 44 madres refirieron que era la televisión (26,3 %), y 123 (73,7 %) declararon que en el tiempo libre de sus hijos coexistía el consumo de productos tecnológicos con otras actividades.

El tiempo de exposición se puede presentar combinado con otras formas de distracción: 62 madres (37,1 %) refirieron que sus hijos ven televisión sin realizar otra actividad; 55 (32,9 %) expresaron que sus hijos mientras la observan, juegan con otros niños u objetos; 38 (22,8 %) dicen que mientras sus hijos están frente al televisor u otro medio electrónico, están pendientes a todo lo que ocurre a su alrededor; 32 (19,20 %) declaran que conversan con personas mientras consumen sus programas; y 6 (3,6 %) expresan que sus hijos se alejan de esa actividad y escapan a otras que les permiten la socialización y el movimiento.

Los resultados en cuanto a la exposición con presencia de otros revelan que 22 madres (13,2 %) consideran muy favorable el acompañamiento mientras se consumen los productos tecnológicos; 103 (61,7 %) lo catalogan favorable; 6 (3,6 %) medianamente favorable; 19 (11,4 %) poco favorable; y 17 (10,2 %) no favorable, según muestra la tabla 3.

Programas preferidos por los niños. El primer lugar lo ocuparon los musicales infantiles con un 30 %, según refirieron las encuestadas; el 22 % prefieren los programas "Diego" y "Dora", el tercer lugar lo comparten los animados de "Mickey Mouse" y otras películas animadas en sentido general; y el 12 % prefiere otras producciones como Mascha y el Oso y Pocoyo, entre otros.

Según la bibliografía consultada,10 se destacan como causas de la exposición a las pantallas, el papel que actualmente juega la familia en la educación de los hijos. Señala que existe una tendencia a delegar la responsabilidad familiar del cuidado del menor a los medios audiovisuales, debido a la creencia del efecto positivo que ejercen estos programas en el desarrollo infantil. La aparición de productos audiovisuales propios para los niños propician cambios en la relación de los más pequeños con ellos; tienen a su disposición una oferta variada de videos y televisión diseñada y producida especialmente para la infancia, que los alejan de la relación con los adultos y el medio que los rodea.11

II- Percepción de afectaciones. La totalidad de la muestra estudiada declaró exponer a sus hijos, en mayor o menor medida, al consumo desmedido de productos tecnológicos, pero no todas las madres asumieron la presencia de afectaciones en el desarrollo de sus hijos. Las tecnologías posicionan a madres e hijos ante una avalancha de información, que si quien la recibe no dispone del sentido crítico necesario para saber discernir, con su propio juicio, todo lo que les llega, puede ser perjudicial.13 Según las madres, 109 niños no presentaron problemas de salud, mientras que 58 (34,7 %) sí los refirieron; no obstante el nivel de afectados es alto si se tiene en cuenta que uno de cada tres niños de la ciudad de Santa Clara que finaliza la edad temprana presenta algún grado de afectación.

Se distinguieron diferentes niveles o grados de afectación:

Poco afectados: 36 niños (22 %).

Medianamente afectados: 10 (6 %).

Afectados: 6 (4 %).

Muy afectados: 6 (4 %).

Total: 58

En la literatura revisada por estos autores no se evidencian estudios investigativos que expongan niveles de afectación en los niños por exposición al abuso de consumo de productos tecnológicos, en los últimos 5 años.

García Ortiz et al.12 plantean que más allá de la familia, la sociedad en general ha aceptado las indudables ventajas que las tecnologías ofrecen para la información, formación y entretenimiento de los menores y minimizan al máximo sus efectos negativos. A pesar de la relevancia de estos estudios, la percepción que se tiene sobre la mencionada influencia dista mucho de la mirada de los especialistas.

Presencia de síntomas. Las principales afectaciones fueron la ansiedad y manifestaciones profundas de repercusión en el desarrollo: según el análisis estadístico realizado: el 25,9 % de los niños presentan ansiedad, el 19,5 % afectaciones del sueño, un 13,8 % presenta agresividad, retraso del lenguaje se constata en el 9 %, el 8,5 % muestra dificultades en cumplir órdenes y 2,4 % presentan otras afectaciones. Estos resultados coinciden con la expectativa de los investigadores.

La literatura revisada10,11 plantea que si se fija de modo obligatorio la atención durante largos períodos, se provoca distractibilidad expresada en una conducta hiperactiva y problemas de memoria y aprendizaje. Valdivia et al.13 subraya que la Unesco alerta el peligro que resulta el consumo abusivo de productos tecnológicos para el aprendizaje del niño porque aumenta la pasividad intelectiva y limita la creatividad. Destacan la presencia de una elaboración intelectual poco profunda, dificultades en la atención, retardo en la adquisición del lenguaje y obstaculización de la imaginación y la creatividad. Zimmerman et al.10 plantean que los menores de tres años expuestos al sobreconsumo de productos tecnológicos tienden a presentar, 5 años más tarde, un déficit de atención.

Tipo de atención recibida. En los servicios de psicología, psiquiatría, pediatría, y neurología ha aumentado la presencia de niños de edad temprana con afectaciones en el desarrollo por exposición a la mencionada tendencia; lo cual se ha convertido en un problema que preocupa a profesionales y personas cercanas a ellos. En el caso de la presencia de este fenómeno entre los pequeños de Santa Clara, solamente reciben asistencia médica 12 del total de afectados. La especialidad más consultada fue psicología con un 17,2 %. También asistieron a consulta de neurología y psiquiatría el 1,7. 46 niños no recibieron atención médica alguna, según se observa en la tabla 4.

Los resultados muestran que pocas madres buscan ayuda especializada. Esto puede estar en relación a que las afectaciones predominantes son de un nivel leve y pueden ser subvaloradas o entendidas como conductas propias de la edad, que desaparecerán con el propio desarrollo del niño. La misma causa puede estar decidiendo la búsqueda preferente de ayuda psicológica, especialidad no médica que puede orientar el manejo educativo. Al respecto no se encuentran evidencias de estudios.

Es habitual que se tenga poca información sobre determinadas temáticas, o que la frecuencia con que se reciba no sea la esperada. Solo una de las madres de los niños afectados refirió recibir información sobre los efectos que provoca en el desarrollo de su hijo la exposición desmedida a los productos tecnológicos. Frecuentemente la reciben 8, poco frecuente 26, ocasionalmente 14, y 9 nunca.

Al respecto, en el mundo se han emitido directrices sobre la temática. En la revista Pediatrics,7 el grupo de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) aconseja no exponer a los pequeños a la llamada "TV de segunda mano", que es cuando el televisor funciona durante horas como si fuera la radio mientras se realizan las tareas del hogar. También recomienda desalentar la exposición de los menores de 2 años a los programas de televisión, los videos pregrabados, la programación vía Internet y los DVD que se reproducen de manera tradicional o con las tecnologías.

Después de realizado el diagnóstico, los autores hicieron un análisis documental de los programas de la carrera de Medicina, para conocer si se aborda este fenómeno en alguno; y llegaron a la conclusión de que no se trata en ninguno de ellos. A partir de este análisis, se propone la inclusión de esta temática según su pertinencia, por ejemplo, en:

a) La asignatura Promoción de Salud, II semestre: se abordan temas tales como comunidad, familia y promoción de salud, con el objetivo hacer intervención educativa orientada a lograr comunidades saludables.

b) La asignatura Filosofía y Sociedad II, en las temáticas 2 y 3, referidas a definir las categorías Sujeto y Objeto del conocimiento y se valora el proceso del conocimiento como complejo. Se destaca el papel de la práctica en el mencionado proceso y se orienta valorar dilemas configurados a partir de los impactos de diversos signos de la Revolución Científico-Técnica sobre las relaciones hombre-mundo y el surgimiento de los problemas globales.

c) El programa Psicología Médica I, IV semestre, vinculado a temáticas como los procesos cognoscitivos, afectivos y volitivos. El lenguaje extraverbal como expresión de estados emocionales. Importancia de los procesos cognoscitivo y afectivo en la formación de la imagen del mundo, la autoimagen y el sentido personal.

d) Medicina Comunitaria, en la temática Análisis de la Situación de Salud. Importancia para la identificación de problemas en salud; este fenómeno constituye un problema de salud en la actualidad.

e) La asignatura Psicología Médica II, V semestre en la temática Relación Médico-Paciente en las diferentes especialidades médicas. Identificar las alteraciones psíquicas más frecuentes en la clínica médica.

f) Pediatría, VII semestre, en el tema 8, destinado a las enfermedades del sistema nervioso, por las manifestaciones presentadas en los niños afectados por las exposiciones a productos de las tecnologías.

g) La asignatura Psiquiatría, IX semestre, en las temáticas referidas a las afecciones en el niño por la tremenda similitud con los trastornos generalizados del desarrollo o del espectro autista.

h) La asignatura Salud Pública en las temáticas Salud Pública y Análisis de la Situación de Salud de la población por la incidencia del fenómeno en las poblaciones.

i) En cursos de posgrado, diplomados y entrenamientos en las especialidades de Pediatría, Psiquiatría, Psicología de la Salud y Neurología, asociándolo a temáticas afines.

Los resultados revelados permiten apreciar la magnitud de esta problemática de salud en el contexto que se estudia, y la importancia de indagar e incluir la presencia del tema Tecnología y Edad Temprana en los procesos formativos de pregrado y posgrado de los profesionales de la salud, y en próximas proyecciones curriculares de las disciplinas de las ciencias médicas.

 

CONCLUSIONES

Se realizó una caracterización de la repercusión en el desarrollo de niños en edad temprana con exposición al sobreconsumo de productos tecnológicos de la ciudad de Santa Clara, lo que permitió mostrar las afectaciones que puede provocar en ellos. Esta problemática encamina hacia la necesidad de que este tema sea abordado en los procesos formativos del pregrado y posgrado de los profesionales de la salud y en las proyecciones curriculares de las disciplinas de las ciencias médicas, como forma de concretar la pertinencia de la universidad a los cambios sociales en la práctica médica actual.

 

Declaración de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ministerio de Educación Superior. Reglamento para el trabajo docente y metodológico en la educación superior. Resolución 210/07. La Habana: MES; 2007.

2. Echevarría Martínez RG, Crespo Rodríguez L. La atención al cuidador, problema de salud necesario de abordar en los estudios médicos. EDUMECENTRO [Internet]. 2014 [citado 13 Sep 2016];6(3):[aprox. 13 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742014000300010

3. Reinoso Medrano T, Tamarit Díaz T, Pérez Hoz G. La formación de recursos humanos en salud necesarios para el mundo y los paradigmas vigentes. Educ Med Super [Internet]. 2012 [citado 14 Sep 2016];26(4):[aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412012000400015&lng=es&nrm=iso&tlng=es

4. Fernández Sacasas JA. El principio rector de la Educación Médica cubana: un reconocimiento a la doctrina pedagógica planteada por el profesor Fidel Ilizástigui Dupuy. Educ Med Super [Internet]. 2013 [citado 12 Abr 2016];27(2):[aprox. 11 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412013000200011&lng=es&nrm=iso

5. Crescenzi Lanna L. ¿Qué se entiende por programa "infantil"? Una clasificación de series fundamentada en la edad del público preescolar. En: Comunicación y riesgo [Internet]. III Congreso Internacional AE-IC; 18-20 enero de 2012; Tarragona. Disponible en: http://www.aeic2012tarragona.org/comunicacions_cd/ok/57.pdf

6. Fender J, Richert R, Robb M, Wartella EA. Parent teaching focus and toddlers´ learning from an infant DVD. Infant and Child Development. 2010;19(6):613-27.

7. American Academy of Pediatric. Media use by children younger than 2 years. Pediatrics [Internet]. 2011 [citado 20 Sep 2016];128(5):[aprox 5 p.]. Disponible en: http://pediatrics.aappublications.org/content/128/5/1040

8. Vygotsky LS. Obras Escogidas. Madrid: Editorial Visor; 1938.

9. Rodríguez Sánchez A. Los niños menores de tres años y la televisión: perspectivas de investigación y debate (1999-2010). Rev Luciérnaga [Internet]. 2012 [citado 26 Sep 2016];4(7):[aprox. 12 p.]. Disponible en: http://revistas.elpoli.edu.co/index.php/luc/article/view/281/248

10. Zimmerman F, Christakis DA, Meltzoff A. Associations between media viewing and language development in children under age 2 years. Pediatrics. 2007; 151(4):364-8.

11. Domínguez AL, Schade YN, Fuenzalida FV. Family and TV consumption in pre-school, chilean children. Cuadernos de Trabajo Social. 2016;(6):15-34.

12. García Ortiz Y, Machado Álvarez C, Cruz Martín O, Mejías León M, Machado Machado Y, Cruz Lorenzo C. Utilidad y riesgo en el consumo de nuevas tecnologías en edad temprana, desde la perspectiva de los padres. Rev Hum Med [Internet]. 2015 [citado 28 Sep 2016];15(1):[aprox. 16 p.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202015000100006&lng=es

13. Valdivia Álvarez CI, Gárate Sánchez E, Regal Cabrera N, Castillo Izquierdo G, María Sáez Z. Exposición a televisión y retardo primario del lenguaje en menores de 5 años. Rev Cubana Pediatr [Internet]. 2014 [citado 5 Oct 2016];86(1):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75312014000100003

 

 

Recibido: 23 de noviembre de 2016.
Aprobado: 14 febrero de 2017.

 

 

Yurianely Machado Machado. Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Cuba. Correo electrónico: yurianelymm@infomed.sld.cu

Añadir comentario