Binomio estudiante-profesor: componentes claves del proceso enseñanza aprendizaje
COMUNICACIÓN

 

Binomio estudiante-profesor: componentes claves del proceso enseñanza aprendizaje

 

The student-professor pair: key components of the teaching-learning process

 

 

Lourdes María García Yllán1, Indira López Gutiérrez2

1 Universidad de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay". Camagüey. Cuba. Correo electrónico: illan.cmw@infomed.sld.cu
2 Universidad de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay". Camagüey. Cuba. Correo electrónico: illan.cmw@infomed.sld.cu

 

 


RESUMEN

La educación superior tiene la responsabilidad social de formar egresados capaces de dar respuesta a las exigencias que demanda el país en íntima relación con las características socio-políticas o condiciones nacionales concretas de cada sociedad. Entre estos profesionales se encuentra el médico, históricamente reconocido por su vocación y su estricto código de ética. El presente artículo pretende comunicar el nivel de satisfacción acerca del proceso enseñanza aprendizaje que se desarrolla en la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, a través de la valoración que realizan sus dos componentes personales: alumnos y profesores, lo que servirá de base para continuar fortaleciendo procesos formativos de calidad.

DeCS: Estudiantes de Medicina, docentes médicos, proceso docente educativo, educación médica.


ABSTRACT

The higher education has the social responsibility of forming graduates that are able to cope with the demands that the country needs in a close relationship with the socio-political characteristics or concrete national conditions of each society. Doctors are among these required professionals, historically recognized by their vocation and for their strict ethics code. The present article expects to communicate the level of satisfaction about the teaching-learning process that is developed in Camagüey University of Medical Sciences, through the assessment that the two personal components carry out: students and professors, what will set the base to continue strengthening high quality formative processes.

MeSH: Students, medical, faculty, medical, teaching-learning process, education, medical.


 

 

En la educación médica le corresponde a la universidad desempeñar un rol esencial en la formación del profesional de la salud que demanda la sociedad. Si bien la participación del estudiante es protagónica en el proceso docente educativo, también el docente universitario debe ser un modelo para ellos, de manera que ambos conformen un binomio cardinal para alcanzar indicadores de calidad.

En el proceso enseñanza aprendizaje, la participación del estudiante está vinculada a la concepción de un sistema de actividades y tareas docentes que les conducen a la búsqueda y análisis reflexivo del conocimiento, a la intervención activa en las prácticas que se desarrollan en los escenarios reales de los servicios en los distintos espacios formativos del sistema de salud, con énfasis en la Atención Primaria y en los servicios preprofesionales, así como en las actividades extradocentes que completan su formación integral1,2.

Por otra parte, corresponde al profesor elevar su nivel científico-técnico, profesional y pedagógico, participar en programas de superación e incorporarse a investigaciones, a la producción de publicaciones y a la obtención de categorías docentes y científicas. Como dirigente y guía del proceso docente educativo su actividad está encaminada a lograr las condiciones que propicien la asimilación consciente de los contenidos, el desarrollo de la responsabilidad individual ante el estudio y el cumplimiento de las tareas docentes en las que planifica, orienta y controla la calidad del trabajo1,2.

En la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, se conformó un equipo de investigación con el objetivo de valorar el nivel de satisfacción de alumnos y profesores acerca del proceso enseñanza aprendizaje, lo que sirvió de base para continuar fortaleciendo procesos formativos de calidad.

Se obtuvieron los siguientes resultados:

Criterios emitidos por los estudiantes:

  • Se sienten motivados y muestran preocupación por conocer el programa formativo y adquirir las habilidades necesarias para el desarrollo de su futura profesión, esto se evidencia en las actitudes asumidas por ellos donde la motivación, la autorreflexión y la utilidad de sus acciones juegan un papel determinante.
  • Reconocen el trabajo de sus profesores y el esfuerzo que realizan por elevar la preparación científico-pedagógica.
  • Consideran que es positiva la preparación de los profesores en el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Tic) y cómo vinculan la teoría con la práctica en las actividades docentes, así como el manejo de escenarios clínicos reales o simulados donde les presentan situaciones problemas que permiten su desarrollo intelectual y su pensamiento creativo indispensables para un buen desempeño profesional. Este hecho es de significativa importancia ya que el aprendizaje basado en problemas es una de las técnicas didácticas que incrementa competencias genéricas en comparación con otras estrategias, y entre las más favorecidas se encuentran: el pensamiento crítico, la autodirección del aprendizaje y el trabajo en equipo3.
  • Opinan que los profesores realizan una correcta orientación del trabajo independiente para su adecuado aprendizaje, a través del uso de guías didácticas, ya sea en soporte digital o impreso. Para esto resulta imprescindible que el docente, al impartir los contenidos particulares de su disciplina, refiera los aspectos esenciales sin saturarlos de información redundante.

Criterios emitidos por los docentes:

  • Mostraron pleno dominio del plan de estudios y de los programas de sus asignaturas. Consideran muy adecuada la correspondencia entre los objetivos de las disciplinas y el perfil del egresado.
  • Trabajan en función del cumplimiento con la calidad requerida del Plan de Trabajo Docente Metodológico.
  • Reconocen que la maestría pedagógica constituye el pilar fundamental para la apropiada dirección de la actividad cognoscitiva del estudiante y en general del proceso docente, al seleccionar de forma correcta las formas, los métodos y los medios de enseñanza, evitando la espontaneidad y la improvisación. Por este motivo se encuentran enfrascados en una superación continua tanto científica como metodológica que contribuya al perfeccionamiento sistemático del proceso.

Los autores de esta comunicación consideran meritorio reconocer que como resultado del estudio realizado se constató el ambiente de solidaridad, compañerismo y respeto mutuo entre estudiantes y profesores, lo cual confiere fluidez al desarrollo del proceso didáctico y cómo este binomio personal se muestra de acuerdo en que el humanismo, la sensibilidad, la discreción, la sencillez, el respeto a la dignidad humana, la sinceridad, la honestidad, la humildad, la vocación internacionalista, la disciplina y la entrega plena al trabajo creador, así como el altruismo y el patriotismo, entre otros, constituyen valores humanos que no pueden faltar en la personalidad del médico actual y como tales deben ser inculcados en cada estudiante.

Entre las experiencias adquiridas con esta investigación se reafirma que el protagonista principal del proceso es el alumno lo cual coincide con las tendencias contemporáneas basadas en el aprendizaje centrado en el estudiante; mientras, el profesor de mero transmisor se convierte en administrador de experiencias de aprendizaje para la consecución de los objetivos enmarcados en un contexto de colaboración, relevancia, y autodirección, con capacidad para aplicar los conocimientos científicos a problemas concretos de la vida y con criterio para tomar decisiones y llevar a cabo acciones racionales.

En el modelo de enseñanza aprendizaje centrado en el alumno se le confiere gran importancia a la utilización de métodos productivos que contribuyan a desarrollar hábitos y habilidades. Resulta indispensable orientar adecuadamente el sistema de acciones a lograr por el estudiante que garanticen el comportamiento necesario y suficiente en las diferentes asignaturas2,4-6.

Se han de tener en cuenta los cambios que ha generado en los roles del profesor y del alumno la incorporación de las Tic a la educación. El docente deja de ser la única fuente depositaria de conocimiento y transmisor de este y pasa a ser un orientador, un motivador del aprendizaje que pone las diversas tecnologías educacionales al servicio del proceso de instrucción del alumno, el cual necesita ampliar la capacidad de autoaprendizaje, fortalecer la toma de decisiones y la elección de rutas de enseñanza6,7. La utilización de las Tic les permite trabajar en colectividad, compartir información, solucionar problemas y tomar decisiones para lograr una forma de aprendizaje de mayor calidad.

La educación médica requiere un compromiso generalizado a la acción. Cada centro académico debe establecer responsabilidad para con el bienestar de la comunidad, a través de la investigación, la promoción y un ambiente de aprendizaje adecuado. El proceso docente-asistencial-investigativo no es solo un concepto integrador o un proceso sistémico que demanda de coordinación y participación entre los distintos elementos; se trata de una estrategia en la dirección y la responsabilidad de todos en la enseñanza y la práctica médicas.

Finalmente, los autores de esta comunicación consideran que en el proceso de enseñanza aprendizaje que se desarrolla en la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, cuyos principales resultados han sido expuestos, sus componentes personales: estudiantes y profesores juegan un papel fundamental y se complementan en sus acciones de modo tal que los primeros adquieren las habilidades necesarias para la construcción del conocimiento, el desempeño de su actividad, su crecimiento como personas y formación integral para la futura práctica profesional, lo que permite desarrollar una docencia responsable y con calidad.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Díaz Velis Martínez E, Ramos Ramírez R. Mirada reflexiva al pensamiento médico educacional del Dr. Fidel Ilizástigui Dupuy. EDUMECENTRO [Internet]. 2011 [citado 13 Jul 2014];3(3):[aprox. 12 p.]. Disponible en: http://www.revedumecentro.sld.cu/index.php/edumc/article/view/135/273

2. Tomé López O, Broche Candó JM, Mass Sosa LA, Nogueira Sotolongo M, Rivera Michelena N. La preparación profesoral en la impartición de la asignatura Morfofisiología Humana IV. Educ Med Super [Internet]. 2010 [citado 25 Sep 2014];24(2):[aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412010000200003

3. Olivares Olivares SL, Heredia Escorza Y. Desarrollo del pensamiento crítico en ambientes de aprendizaje basado en problemas en estudiantes de educación superior. RMIE [Internet]. 2012 [citado 25 Nov 2014];17(54):[aprox. 20 p.]. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/rmie/v17n54/v17n54a4.pdf

4. Fernández Sacasas JA. El principio rector de la Educación Médica cubana: un reconocimiento a la doctrina pedagógica planteada por el profesor Fidel Ilizástigui Dupuy. Educ Med Super [Internet]. 2013 [citado 6 Nov 2013];27(2):[aprox. 11 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-21412013000200011&script=sci_arttext

5. Sosa Morales DE. Reflexiones necesarias acerca de las didácticas general y especial en las ciencias médicas. EDUMECENTRO [Internet]. 2012 [citado 18 Sep 2014];4(3):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742012000300002

6. Reinoso Medrano T, Tamarit Díaz T, Pérez Hoz G. La formación de recursos humanos en salud necesarios para el mundo y los paradigmas vigentes. Educ Med Super [Internet]. 2012 [citado 10 Sep 2013];26(4):[aprox. 8 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412012000400015

7. López Espinosa GJ, Navarro Aguirre L, López Castellanos D, Rodríguez Hernández M, Quintana Mujica R, Rodríguez Cruz O. Satisfacción de los actores con el proceso de enseñanza-aprendizaje en el Proyecto Policlínico Universitario. EDUMECENTRO [Internet]. 2012 [citado 18 Sep 2014];4(2):[aprox. 9 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742012000200005&lng=es&nrm=iso&tlng=es

 

 

Recibido: 3 de diciembre de 2014.
Aprobado: 2 de septiembre de 2015.

 

 

Lourdes María García Yllán. Universidad de Ciencias Médicas "Carlos J. Finlay". Camagüey. Cuba. Correo electrónico: illan.cmw@infomed.sld.cu

Añadir comentario